Irina vega nos habla en este artículo que nos ha enviado de una película de culto que no debes perderte: “Salón Kitty”.

Considerada obra de culto dentro del cine erótico ” Salon Kitty” es un viaje obsceno de la mente del director de cine Tinto Brass, quien fue responsable de ésta y de otras muchas más películas que rozaban la línea de lo erótico y el porno; muestra de ello es también su obra maestra “Calígula” de la que ya hablé en otra entrega de Cinema Junkies.

Tinto se especializó en hacer películas con una trama oscura y vanguardista para aquella época, con una bellísima fotografía intimista y, a veces, incluyendo un humor negro algo desconcertante.

La trama de “Salon Kitty” se centra en el Berlín del año 1939, en la segunda guerra mundial, donde uno de los altos cargos de las SS obliga a la jefa de un prostíbulo al que los altos cargos nazis, incluido el mismísimo Hitler, iban a recrear sus fantasías más salvajes, a esconder grabadoras para escuchar todo lo que los nazis hacen o dicen con el fin de tenerlos atados, extorsionarlos y subir de nivel hasta llegar a hacerse con el poder, pero gracias a una bella joven del prostíbulo que se junta con la dueña consiguen desenmascararlo y así conseguir su cabeza.

“Salon Kitty” es una mirada hacia la perversión y el fetichismo, donde podemos ver como los vicios de los que pagan a las prostitutas llegan a límites insospechados, incluso el enfermizo nazismo de algunos a través del sexo, como en la escena en que un alto cargo mira sentado y excitado a una chica masturbarse únicamente vestida con una media conla esvástica y un gorro, y un vídeo de un discurso de Hitler proyectado sobre su piel.

Tinto claramente buscaba llegar al erotismo extremo, a veces casi desagradable. Constantemente podemos ver a hombres vestidos de mujer bailando con faldas y dejándonos ver sus nalgas y sus piernas con medias, o utilizando un maquillaje recargado para afeminar a hombres vestidos con colores apagados y aburridos pero destacando a los protagonistas que son más alegres y agradables.

Para el papel protagonista teníamos a la preciosa Teresa Ann Savoy, una joven actriz que más tarde protagonizaría junto a Malcom McDowell la ya mencionada “Calígula”. Teresa nació en Italia, y a los 18 años empezó a posar desnuda en revistas para adultos, un productor de cine la vio y le propuso protagonizar varias de sus películas, luego llegó hasta Tinto Brass que la eligió para que fuese la imagen principal en “Salon Kitty”, y la verdad es que sabe darle a la cámara lo que busca. Su personaje es presentado en una escena donde la obligan a quitarse las braguitas y a subirse la falda mostrándonos su coño, después a arrodillarse y caminar a cuatro patas mientras la llaman perra, y acabando la escena follando salvajemente y mordiéndose el uno al otro.

Si te gusta el bondage, la humillación o el fetichismo, no dudes en echarle un ojo, porque hay muchísimas escenas donde consigue llegar al clímax de una erección y formar parte de una mente abierta, y si te gusta el erotismo más clásico, también podrás comprobar de que manera obliga a la mente humana a desarrollar sus perversiones, ¿cuál es tu fantasía?

 

 

01

02

03

04